LOS ANFITRIONES

Menorca Reserva de Biosfera

Menorca panorámica

Menorca es una isla llena de contrastes y con una personalidad muy diferenciada. Situada en mitad del Mediterráneo occidental, esculpida por los vientos y el mar, atesora un rico patrimonio natural y un legado extraordinario de las diversas culturas que a lo largo de los siglos la han ido poblando y que se remontan a más de cuatro mil años de historia.

La adaptación de las especies animales y vegetales de esta isla rocosa y relativamente alejada del continente ha dado lugar a formas de vida únicas en el mundo natural. Las condiciones climáticas y la riqueza geológica han favorecido el mantenimiento de una gran biodiversidad, que se ha visto beneficiada por los payeses que un año tras otro han cultivado sabiamente estas tierras.

La intervención humana ancestral ha dejado una huella indeleble en el territorio y ha configurado un paisaje intensamente humanizado que se ha convertido en una seña de identidad de la isla. Este paisaje refleja la armonía en la que han convivido, hasta hace pocas décadas, el medio natural y el uso humano del territorio, muy especialmente mediante la agricultura y la ganadería, actividades que todavía perduran.

Menorca

La UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera), declaró la isla reserva de biosfera en el año 1993, en reconocimiento a sus valores naturales y patrimoniales, así como el compromiso de Menorca con la sostenibilidad. En junio de 2019 el Consejo Internacional de Coordinación del programa MaB aprobó la ampliación de los límites de la Reserva de Biosfera hacia el mar en reconocimiento al alto grado de conservación de los ecosistemas marinos, pasando así de una superficie de 71.000ha a más de 514.000ha, convirtiéndose en la Reserva de Biosfera marina más grande del Mediterráneo.

Este compromiso supone el principal reto de la sociedad menorquina: compatibilizar el desarrollo económico y social con la preservación del patrimonio heredado para transmitirlo a las generaciones futuras. Visitar la reserva de biosfera de Menorca es, por lo tanto, una oportunidad para disfrutarla con todos los sentidos y, al mismo tiempo, tener la posibilidad y la responsabilidad de contribuir al mantenimiento de su importante legado.

La isla, el mar y la tierra

El mar que nos rodea es, sin duda, uno de los principales elementos que han modelado la isla de Menorca. El embate de las olas ha esculpido unos 200 km de costa a lo largo de milenios y ha originado calas y bahías, playas de arena fina, acantilados y cuevas espectaculares.

Menorca ofrece un gran abanico de oportunidades para los amantes del mar: vela, windsurf, kayak, surf y surf de remo… Los apasionados del mundo subacuático podrán descubrir los paisajes sumergidos mientras practican el buceo a pulmón o el submarinismo.

Con una extensión de 701 km2, la isla de Menorca constituye un paraíso de biodiversidad donde la observación de aves se convierte en un verdadero espectáculo natural. La flora de Menorca es también, sin duda, uno de los elementos más destacables de su patrimonio natural y uno de los valores esenciales de la reserva de la biosfera.

A su vez, una geología única nos ofrece un apasionante viaje por más de 400 millones de años.

Si bien las playas idílicas son las imágenes más conocidas de la costa, el paisaje que predomina en el interior, fruto de un equilibrio ancestral entre las actividades agropecuarias y la vegetación natural, ha generado una riqueza que se plasma en la biodiversidad y en la armonía del paisaje rural que hoy contemplamos.

La huella del hombre es evidente en cualquier rincón de la isla, resultado del esfuerzo y la tenacidad de los pobladores para sobrevivir en este entorno difícil a lo largo de cuatro mil años de historia.

El Camí de Cavalls, camino que permite bordear la costa de Menorca a lo largo de unos 185 km, nos guiará a través del paisaje litoral y sus playas, al tiempo que nos permitirá atisbar el interior de la isla bajo la atenta mirada de los faros que la jalonan.

Foto: Fundació Foment del Turisme de Menorca.

Mahón

La ciudad de Mahón tiene una historia milenaria que se origina en un promontorio de la ribera sur del puerto. Ha sido precisamente este puerto natural de casi 6 km de longitud lo que ha marcado el carácter y la historia de ciudad. Menorca pasó durante cientos de años por diferentes dominios y conquistas, siendo la última de ellas la dominación inglesa, antes de pasar a manos de la corona española ya en el siglo XIX. Un paseo por las calles mahonesas nos muestra toda la riqueza del legado histórico acumulado en estos siglos de existencia, y las diferentes arquitecturas y monumentos de la ciudad nos desvelan la impronta de los numerosos pueblos que han pasado por la isla.

Es Castell
Foto: Fundació Foment del Turisme de Menorca.

Es Castell

El municipio de Es Castell, debido a su situación geográfica, es la población más oriental del territorio español y por lo tanto, la primera de ellas en ver la salida del sol cada día. Situado en la bocana del puerto de Mahón, debe su nombre al castillo de San Felipe, fortaleza ordenada construir en el siglo XVI con la intención de proteger la entrada marítima, y que vivió sus años de esplendor en el siglo XVIII bajo dominio británico. Alrededor de la fortaleza fue emergiendo este municipio, primero como pequeño arrabal del castillo y ,con la llegada de épocas más pacíficas se convirtió en el encantador pueblo que es a día de hoy, manteniendo todavía cierto aire colonial y militar inglés.

Illes Balears

Las Islas Baleares se encuentran en el Mediterráneo occidental, frente a la costa oriental de la península ibérica. Las principales islas que conforman el archipiélago – Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera – poseen, cada una de ellas, una identidad y carácter propio. Sus valores naturales y culturales las han hecho merecedoras de importantes reconocimientos por parte de la UNESCO.

Los espacios naturales protegidos, agrupados bajo diferentes figuras de protección, brindan al visitante la posibilidad de llevar a cabo actividades que permiten la observación y disfrute de la naturaleza de forma respetuosa y compatible con su conservación.

Biodiversidad, paisaje mediterráneo, cultura y tradiciones, un patrimonio que merece la pena conocer y disfrutar desde otra perspectiva, la del ecoturismo.

 Las 4 islas de esta comunidad autónoma forman un selecto archipiélago que alberga buena parte de la mejor naturaleza del Mediterráneo. Gran biodiversidad y un nutrido número de espacios naturales protegidos como bandera de un excelente patrimonio natural marítimo-terrestre:

  • 1 Parque Nacional
  • 1 Reserva de Biosfera
  • 7 Parques Naturales
  • 9 Reservas Marinas
  • 2 Reservas Naturales
  • 1 Paraje Natural
  • 2 Monumentos Naturales

¿Qué incluye la inscripción?

  • Asistencia a las ponencias, mesas redondas, espacio de intercambio de experiencias y espacio networking.
  • Pausas-café y comidas del 20 y 21 de octubre.
  • Participación en las actividades guiadas (20 y 21 de octubre).
  • Participación en la salida de campo (22 de octubre).
  • Posibilidad de acceder a la mesa de contratación y de exponer en los espacios de intercambio de experiencias (estos dos espacios están sujetos a criterios de participación y selección por parte de la organización).
  • Contribución a un proyecto de conservación Menorca.
Logo quinto congreso nacional de ecoturismo en Menorca

Organizadores oficiales​